El verdadero éxito de la educación

El aprendizaje-servicio es un método para unir éxito escolar y compromiso social. Los chicos y chicas encuentran sentido a lo que estudian cuando aplican sus conocimientos y habilidades en una práctica solidaria.

Madrid | Octubre 2010 | Roser Batlle | Miembro de Ashoka Emprendedores Sociales


Dos relatos reales

Marta está en 3º de ESO. Este año toda la clase se ha implicado en llevar a cabo una Campaña de Donación de Sangre. Dos asignaturas, Ciencias de la Naturaleza y Educación para la Ciudadanía, han compartido este proyecto.

Un día, profesionales del Banco se Sangre de la ciudad fueron a la clase de Marta a informar sobre el déficit de sangre en los hospitales y explicaron los componentes de la sangre, los grupos sanguíneos y sus características, lo que se hace con la sangre donada, etcétera. Pidieron a Marta y a sus compañeros que les ayudaran a conseguir más sangre, porque, aunque los adolescentes no pueden donar, en cambio sí que pueden colaborar convenciendo a personas adultas para que se hagan donantes.

El grupo se entusiasmó con el proyecto y se puso manos a la obra: se familiarizaron con los aspectos comunicativos de la campaña de difusión del Banco de Sangre, diseñaron su propia campaña, se distribuyeron el trabajo y la llevaron a cabo, consiguiendo que el día de la donación el autobús del Banco de Sangre estuviera siempre lleno de vecinos y vecinas a quienes habían convencido.

Aprendizaje de servicioMohamed está en 6º de Primaria y está muy contento de ser el tutor de cuentos de Celia, que tiene 4 años y está en el parvulario. En la clase de Mohamed todos sus compañeros hacen de tutores de cuentos: a cada chico o chica le toca contar cuentos a un niño o niña del Parvulario. Las maestras de Educación Infantil habían pedido la colaboración de la clase de Mohamed, porque para muchos niños y niñas pequeños el hecho de escuchar cuentos por parte de chicos y chicas de los últimos cursos de Primaria les iba a ayudar mucho a aprender.

De forma que Mohamed, cada semana en la clase de Lengua, debe preparar un cuento para Celia. Parece fácil, pero no lo es: el cuento tiene que encajar con la edad de Celia, debe previamente aprendérselo, ensayar la voz, la entonación, el vocabulario, pensar preguntas para confirmar que Celia lo ha entendido... y también superar los nervios, sobre todo la primera vez, para ganarse la confianza de la niña. Ahora Celia entiende y habla mejor, se siente feliz de tener su tutor de cuentos, aprecia mucho a Mohamed y siempre lo saluda por la calle.

Aprendizaje-servicio

Los dos relatos son un ejemplo de aprendizaje-servicio: posibilitar que los chicos y chicas actúen en tanto que ciudadanos comprometidos, aplicando los conocimientos que aprenden en el aula para contribuir a mejorar alguna cosa en su entorno. Esto es el aprendizaje-servicio (APS): aprender a través de hacer un servicio a la comunidad. Por poner una definición completa1:

El aprendizaje-servicio es una propuesta educativa que combina procesos de aprendizaje y de servicio a la comunidad en un solo proyecto bien articulado, en el cual los participantes se forman al implicarse en necesidades reales del entorno con la finalidad de mejorarlo.

¿Por qué deberíamos favorecer estas prácticas?

En primer lugar, es necesario recordar que el verdadero éxito de la educación consiste en formar buenos ciudadanos capaces de mejorar la sociedad y no sólo su currículum personal. En segundo lugar, los niños, niñas y jóvenes no son los ciudadanos del futuro, son ya ciudadanos capaces de provocar cambios en su entorno. Los casi 7.748.000 escolares que tenemos en España pueden contribuir a hacer un mundo mejor arreglando el parque cercano a su escuela; aliviando la soledad de los abuelos o contando cuentos a niños más pequeños.

En tercer lugar, resulta que, además, hacer un servicio a la comunidad, ayudar a los otros, es uno de los métodos de aprendizaje más eficaces.


 

1 Definición aportada por el Centre Promotor d'Aprenentatge Servei de Cataluña.