Número 09 Octubre 2010

Imprimir E-mail
Conclusiones de la prueba de diagnóstico

La finalidad de estas pruebas nacionales, y de las diferentes evaluaciones que se desarrollan a nivel autonómico en otras etapas escolares, es ofrecer información sobrel el grado de adquisición del alumnado de las competencias básicas del currículo.

Madrid| Octubre 2010 | Cayetana G. Hurtado de Mendoza y Coti Coloma  | Tutoras de la UP


Aunque en el número anterior os explicamos la utilidad de estas pruebas, no está mal recordarlas para entender qué se pretende con estos exámenes que ponen nerviosos a padres, alumnos y profesores. La evaluación general de diagnóstico es una prueba muestral cuyo objetivo es testar la eficacia del sistema educativo y el grado de adquisición de las competencias básicas de los alumnos. La prueba está dirigida a estudiantes de cuarto curso de Educación Primaria y de segundo curso de Educación Secundaria Obligatoria. Se sitúa en estos momentos, hacia la mitad de cada etapa obligatoria, con el fin de que sus resultados puedan servir para detectar problemas, adaptar currículo y tomar las medidas de apoyo oportunas.

Engloba a todo el sistema educativo nacional partiendo de una perspectiva colaboradora entre las distintas comunidades autónomas. Entre sus metas se encuentra la mejora de la educación a través de la evaluación de los posibles déficits académicos, de recursos y formativos, haciendo llegar estos datos a los organismos políticos oportunos con la intención de su perfeccionamiento, transformación y desarrollo.

Este método de valoración asume dos enfoques del currículo, un enfoque competencial (más global, cercano a la vida real y más asociado a la aplicación práctica del conocimiento) y otro más ligado a las áreas académicas. Evalúa cuatro competencias básicas: la competencia en educación lingüística, la competencia matemática, competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico y la competencia social y ciudadana.

Evaluacion de diagnósticoLa prueba general de diagnóstico no tiene tan en cuenta el nivel de desarrollo específico de los contenidos de cada centro, sino más bien pretende evaluar la capacidad de los niños para adaptarse eficazmente a su entorno y seleccionar y poner en práctica las herramientas aprendidas. Esta evaluación no es determinante y debe complementarse con la planteada por cada centro, tratando de ofrecer una información externa y global, que posteriormente será interpretada por cada centro para establecer las medidas que considere oportunas.

Desde el punto de vista institucional, tener en cuenta esta prueba junto con los resultados de las evaluaciones de centros, procesos, profesores y administraciones educativas, es algo necesario y recomendable porque facilita el conocimiento del sistema educativo en mayor profundidad y potencia el cumplimiento de los requisitos de un sistema educativo de calidad. Además, intenta la mejora de la eficiencia (obtener los mejores resultados posibles en función de los recursos empleados), busca la equidad (que todos los alumnos a nivel estatal y de comunidades se beneficien del sistema educativo), la eficacia (alcanzar los objetivos sociales y educativos planteados), ofrece programas adecuados a la necesidad y políticas relevantes y pertinentes y, como objetivo último, intenta que el impacto llegue a la formación que finalmente alcanza la población adulta.

De los resultados obtenidos de la evaluación general de diagnóstico el sistema institucional concluye que, en general, la formación en el sistema educativo español es muy homogénea y que existen diferencias poco significativas entre las distintas comunidades autónomas y entre los centros. Por el contrario la diferencia entre los alumnos de una misma escuela es mayor. Destaca el papel de dos factores que predicen la mejora en el rendimiento escolar; uno es la expectativa de permanencia en el sistema escolar (tanto por los padres como por el propio alumno); y, el otro, el nivel cultural del entorno que rodea al estudiante. Dentro de los factores de influencia ambiental valorados, el número de libros presentes en casa es el que más influye en la obtención de resultados positivos.

Las conclusiones sobre los resultados de la evaluación general de diagnóstico dadas por el Ministerio de Educación y Cultura, inciden en que hay que tomar una serie de medidas como: aumentar la flexibilidad del sistema educativo, atender a las necesidades individuales de alumnos con características especiales, tener en cuenta el riesgo de abandono escolar de los alumnos menos motivados, instaurar evaluaciones de resultados al final de las distintas etapas educativas, y reforzar la autonomía de los centros educativos. Estas propuestas coinciden, en líneas generales, con las establecidas por la Asociación Nacional de Profesionales de la Enseñanza (ANPE), que está de acuerdo con que son necesarios varios cambios en el sistema educativo.

ANPE promueve la sustitución del modelo pedagógico existente, proponiendo un modelo que valore más el esfuerzo individual, de manera que cada uno pueda conseguir objetivos en función de sus propios intereses y capacidades, que mejore la enseñanza en el aspecto lingüístico y matemático, y que incida mucho en los alumnos más desmotivados para así reducir la tasa de abandono escolar.

Las Asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPAS) también aportan su opinión. Se quejan de que en estas pruebas, además de la parte académica, se miden aspectos como el nivel cultural de los padres o el número de libros o recursos educativos con los que cuentan los niños. Sus principales quejas son que los niños pierden días de clase para realizar estas pruebas y que los resultados no son un indicativo realista del nivel que tienen sus hijos. Además piensan que no tienen en cuenta lo suficiente a los alumnos con necesidades educativas especiales.

Como conclusión, es importante tener en cuenta la evaluación general de diagnóstico como un dato más, y a un nivel más general, para llegar a un conocimiento más amplio de en qué momento se encuentra el sistema educativo y si realmente se están consiguiendo los objetivos propuestos. Además, los resultados de esta prueba, deben ser interpretados siempre acompañados por aquellos obtenidos de las evaluaciones curriculares y de recursos ofrecidos por los centros, docentes y comunidades autónomas; persiguiendo, siempre, el objetivo común de la mejora y enriquecimiento del sistema de educación español y ofreciendo las mayores y mejores posibilidades de enseñanza a los alumnos.

 Informe de evaluación de diagnóstico. Ministerio de Educación. En formato PDF