Imprimir
La Inteligencia según Howard Gardner

La Teoría de las Inteligencias Múltiples es un modelo propuesto por Howard Gardner en el que la inteligencia no es vista como algo unitario, que agrupa diferentes capacidades específicas con distinto nivel de generalidad, sino como un conjunto de inteligencias múltiples, distintas e independientes.

Madrid | Septiembre 2011 | Eva Marina | Directora de la UP on-line

 

Como muchos de ustedes saben el ganador Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales de este año es el neuropsicólogo Howard Gardner. Al equipo de la UP nos ha alegrado mucho esta condecoración porque las investigaciones sobre la inteligencia y su posterior reflexión sobre el sistema educativo han sido uno de las fuentes más importantes para elaborar nuestros programas educativos.

Howard Gardner definió la inteligencia como "la capacidad de resolver problemas o de crear productos que sean valiosos en una o más culturas”. Fue una idea novedosa porque cambiaba radicalmente la idea que se tenía de la inteligencia como algo inamovible, que se tenía o no se tenía. Al definirla como capacidad nos abre una puerta a los educadores ya que se puede desarrollar mediante las experiencias vividas, el entorno y la educación recibida. Por otro lado las investigaciones de Gardner le llevó a concluir que todos los seres humanos tienen ocho inteligencias en mayor o menor grado: inteligencia musical, corporal-kinésica, lingüística, matemática, espacial, interpersonal, intrapersonal, naturalista.

Esta teoría se denomina Inteligencias Múltiples y ha supuesto una auténtica revolución en el campo de la educación, porque la tradicional idea de la inteligencia que tenía su correlación en la brillantez académica, ya no es garantía para saber desenvolverse en la vida de manera exitosa. La realidad, la interacción con los demás nos obligan a dar respuestas más complejas que resolver un problema matemático o tener nociones de geografía. La escuela tradicional ha entronizado la inteligencia lingüística y matemática y olvidado las demás, por eso Gardner dio el salto al sistema educativo. La idea básica es que si como educadores somos capaces de elaborar un mapa de la inteligencia de un alumno atendiendo a las ocho inteligencias definidas, seríamos capaces de detectar su puntos fuertes, sus gustos, su estilo de aprendizaje. Por ejemplo, si sabemos que un alumno determinado tiene muy desarrollada la inteligencia interpersonal, la propuesta del profesor va a ser mucho más eficaz si le estimula en trabajar en grupo donde pueda compartir, coordinarse con los demás, relacionar, entrevistar, etc. Para ello hay que crear un nuevo modelo de escuela y de aprendizaje entendiendo que no todos tenemos las mismas capacidades, y que aprendemos de manera distinta. También supone un cambio en el rol del profesor porque su relación con el estudiante cambia y sus responsabilidades también ya que tiene que convertirse en un “asesor personal” para lograr que el aprendizaje sea lo más eficaz y satisfactorio posible.

Las escuelas que han aceptado transformar sus programas adaptándose a la teoría de las inteligencias múltiples han tenido, en términos generales, unos resultados que podemos resumir en los siguientes puntos:

uno

Minimización de los problemas de conducta

inteligencias multiples
dos

Incremento de la autoestima

tres

Desarrollo del amor al estudio

cuatro

Entusiasmo por el trabajo de equipo y cooperación

cinco

Mayor aparición de líderes positivos

seis

Incremento de un 40% en el aprendizaje


No está nada mal. La ciencia ayuda al progreso de la humanidad, el desterrar obsoletas ideas sobre la inteligencia, el éxito, puede ayudarnos mucho tanto a los docentes como a las familias a educar mejor y preparar a nuestros estudiantes de manera más eficaz a los retos del siglo XXI, que van mucho más allá de las calificaciones en matemáticas o biología. La teoría de las Inteligencias Múltiples nos sitúa en la reflexión de qué tipo de ciudadanos queremos en el futuro, cómo tiene que ser la sociedad de dentro de 50 años. Gardner apunta que hay cinco mentalidades clave: disciplinada, sintetizadora, creativa, respetuosa y ética. Y, concluye “estoy interesado en las distintas mentalidades que deberíamos desarrollar para prosperar en el mundo, y para tener un mundo en el que valga la pena vivir”.